Estudiantes de escuelas vulnerables podrán ser “científicos por un día”

El Centro de Estudios Avanzados en Fruticultura (CEAF), abrió sus puertas para que alumnos de todo Chile puedan transformarse en investigadores por un día. Enfocado principalmente a aquellos establecimientos educacionales que no disponen de equipamiento científico y que, además, se encuentran en situación de vulnerabilidad y lejos de las urbes.

Foto 6Se reconocen dos caminos fundamentales para la adquisición de conocimientos: El aprendizaje teórico y el aprendizaje por medio de la experiencia vivencial. Estas dos formas es necesario que se complementen para lograr un aprendizaje completo e integral.

Al respecto, una iniciativa digna de replicar es la que está ejecutando el Centro de Estudios Avanzados en Fruticultura (CEAF), ubicado en la comuna de Rengo, en la Región de O’Higgins, al implementar el programa denominado “Científicos por un Día”. El Director (I) de la institución, Dr. Mauricio Ortiz, comenta que la idea es acercar a los estudiantes de Enseñanza Media al mundo de la ciencia, despertando la curiosidad, característica básica de todo científico. “Esta actividad permite hacer partícipe al alumno, lo ayuda a comprometerse y disfrutar al mismo tiempo y logrando que se produzca el aprendizaje con mayor facilidad”.

En este centro de investigación, científicos de primer nivel trabajan en estudiar cómo adaptar árboles frutales para que sean resistentes al cambio climático, además realizan investigaciones que apoyen a los fruticultores del país a través de sus distintas líneas de estudios: como el mejoramiento genético, agronomía, fisiología y genómica. Temáticas que hoy están disponibles para que los alumnos puedan aprender y llevar a la práctica.

Durante el día de visita, el curso se divide en grupos y van recorriendo los distintos laboratorios del centro, por medio de distintos módulos que prepararon especialmente los investigadores para los estudiantes, con el objetivo de reforzar la teoría adquirida en la sala de clases, pero ahora con un trabajo práctico y realizado por ellos mismos.

Foto 5El investigador encargado del programa “Científicos por un día”, Dr. Ariel Salvatierra, asegura que esta experiencia vivencial está muy alejada a lo que los estudiantes viven día a día en sus colegios. “Primero les damos una charla teórica sobre el fenómeno que vamos a analizar, por ejemplo, la fotosíntesis. Luego tienen una participación directa en experimentos acotados, utilizando el equipamiento científico de alto nivel del CEAF, para luego ver los resultados en conjunto”, explica. “Durante toda una mañana recorren los cuatro laboratorios, viviendo una práctica en terreno, que después les servirá para observar la manera cómo reaccionan las plantas frente a la falta de agua, por ejemplo”, indicó.

Abierto a la comunidad

Foto 5Uno de los primeros grupos de alumnos en vivir esta experiencia fueron los del Liceo Luis Urbina Flores, de Rengo. Su profesora de Biología, Mónica Cabrera, dice que agradece participar de esta iniciativa ya que fomenta aprender la ciencia de una manera práctica y lúdica. “Queremos fortalecer sus habilidades científicas y la de nosotros como profesores en el aula, para que vean cómo se trabaja en concreto al interior de un laboratorio de estas características”. Además, relata que venir al CEAF y vestir ese delantal blanco, “fue para estos estudiantes de cuarto medio una experiencia atractiva que les permitirá aprender mucho más allá y decidirse quizás por una carrera científica”.

Rodrigo Flores, alumno del liceo, declaró que esta visita fue muy especial para él, ya que le va a servir mucho si estudia una profesión relacionada con la agricultura. “Fue una experiencia entretenida, educativa e interactiva porque todo lo muestran detalladamente. Intentan enseñarnos cómo se realizan los procesos a diario en el laboratorio. Hemos aprendido por ejemplo sobre genética, clonación del ADN de las plantas y portainjertos de carozos (frutales con cuescos)”, comentó.

“Aprendí más sobre la fotosíntesis que en la básica habíamos pasado muy a la ligera, también conocer cómo reacciona la planta cuando le falta agua o le afecta el clima, entre otras cosas”, agrega el estudiante Miguel Ángel Bustamante.

El CEAF busca seguir con esta actividad participativa y motivadora. “El difundir la ciencia es uno de nuestros compromisos y una responsabilidad social, porque de esta manera estamos sembrando para el futuro, y por qué no quizás encontrar entre los alumnos a un nuevo futuro profesional del centro”, señala Mauricio Ortiz, Director (I). Es por eso que invita a cualquier establecimiento educacional a contactarse con ellos para ser partícipes de esta valiosa experiencia gratuita. Más informaciones en www.ceaf.cl

By | 2017-07-26T05:39:31+00:00 Julio 2nd, 2017|Categories: Investigaciones|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment